ESPERANDO APRENDÍ A NO ESPERAR

Hoy fui a comer como de costumbre y junto al lugar había una florería. Tenía meses queriendo llenar ese florero que tengo en mi mesita de noche, pero siempre olvidaba comprar. Es muy común en mi regalarme flores.

Después de comprarlas me quede reflexionando en como soy muy buena para esperar cosas de otras personas y en otras no. Soy fanática de comer sola o ir por un café sola, cuando antes necesitaba tener compañía. Lo de las flores es similar, no espero que nadie me las obsequie, yo sola lo puedo hacer. Sin embargo la cuestión aquí es ¿por qué  sigo esperando encontrar a mi “media naranja” temporal o definitiva en lugar de aprender que sola puedo estar bien?. Justamente eso me lleno de inspiración para escribirles esto hoy.

En cuanto llegué a casa tome mi computadora y antes de empezar a redactar esto, vi un mensaje en mi post anterior con palabras muy ciertas que van a lo mismo de hoy: “La felicidad esta en uno mismo”, y sí, eso lo tengo muy presente. Es solo que a veces se nos olvida y nos dejamos llevar por las ganas de tener a alguien y dar todo ese amor que tenemos.

Tiempo al tiempo, siempre lo dice mi madre. Y no hay verdad más verdadera que esa; el tiempo siempre ayuda a sanar todo y a mejorar todo. Yo, que por temporadas me dejo llevar por la tristeza de que en mi vida amorosa todo marcha mal desde hace tiempo, debería empezar a agradecer que la vida me esta dando una oportunidad de confirmar que puedo ser feliz conmigo misma, y que en el momento en que un ser llegue a mi vida será por elección y no por necesidad.

Ya lo se, es la clásica charla de superación y motivación llena de positivismo. ¿pero qué nos queda sin ella? ¿qué nos queda si dejamos de lado las esperanzas y la buena actitud?.

Tengo que hacer una nota mental en mi cabeza, para que cada vez que me sienta sola y triste, pueda recordar que la vida no vale menos si disfruto mi individualidad.

Esta es una carta pública para mi, pero se que puede servirle a alguien más.

Les mando mucho amor y nos leemos pronto.

firma

 

¿VOLVER A INTENTAR?

Hay relaciones que fueron maravillosas, pero que el tiempo o los problemas las debilitaron. ¿Qué tan valido es poder decir “quiero intentarlo otra vez”?. ¿Será que no es que queramos estar con esa persona en realidad y es solo que estamos adheridos a la idea del amor pasado?.

Son tantas preguntas y muy pocas respuestas; y en realidad no existe una respuesta en general, ya que como cada persona es un mundo, cada relación también.

Dejemos un poco de lado el sí volver a intentar o no cuando una relación ya había dejado de existir. ¿Qué hay de esas situaciones donde una relación nunca se dio? Ya saben, esas veces que conoces a alguien, empiezan a salir y dentro de mucho o poco tiempo todo acaba.

¿Es una opción volver a intentar algo que apenas estaba por darse? ¿Qué tan probable es que el amor se de? ¿Será a caso que es real que hay cosas que si no se dieron en cierto momento pueden darse después por que ese es el tiempo indicado?.

Siempre he creído que las segundas oportunidades siempre son una buena opción, que nunca hay que menospreciar ese tipo de cosas, por que a veces no estamos en el mejor mood durante un tiempo y no podemos valorar del todo ciertas situaciones que la vida nos da; y por ende es frecuente que después se nos vuelva a presentar esa misma situación.

Pero okay, yo les hablo de oportunidades laborales o todo lo que no incluya relaciones amorosas. Y me pregunto ¿Que hay de ellas?.

¿Cómo saber si es válido darse otro chance con esa persona en la que no puedes dejar de pensar aunque en realidad nunca llegaron a nada? ¿Qué tan prudente es buscarla y decirle “quiero volverlo a intentar”? ¿Estará disponible? ¿Querrá lo mismo que tú?. Claramente son dudas que ni ustedes ni yo misma podemos responder. Creó que esto más bien es cuestión de intentar para conocer la respuesta o simplemente decir “okay, puedo vivir con ello y dejarlo ir”.

El amor es confuso y nada sencillo, pero eso todos ya lo sabemos muy bien. El secreto (siempre he creído) es dejar de ponernos barreras mentales y empezar a hacer y decir lo que queremos en vez de suponer lo que posiblemente no es.

Creo que lo más viable es analizar detenidamente todo lo que esa persona aporta a nuestra vida y hacer una lista de cosas buenas y cosas no tan buenas. Claramente la que tenga más peso será la que nos ayudará a tomar una decisión más acertada sobre si tratar de darle una segunda oportunidad a esa pseudo-relación.

Me encantaría decirles que con ganas basta y sobra pero la realidad es que no. A veces nos engañamos a nosotros mismos y eso queridos amigos, es lo peor que podemos hacer.

Estoy SI, totalmente de acuerdo en dar segundas oportunidades; pero muchas veces es necesario analizar un poco más si en realidad eso le aportará algo positivo a nuestras vidas.

Les mando mucho amor y nos leemos pronto.

firma

PRISA POR CRECER

Cuando era una niña moría por ser adolescente para poder hacer todas las cosas que mi hermana mayor si podía. Después anhelaba entrar a la universidad y tener 18 para poder ir a otro tipo de fiestas. Siempre quise ser más y más grande, y cuando eso pasó soñaba con ser independiente y empezar una vida lejos de mi familia, ya saben; ser un adulto.

La mayoría de las personas somos así, pensamos y soñamos con un futuro y cuando por fin sucede en lugar de disfrutarlo, queremos más.

Hoy por la mañana pensaba en como cambio mi vida desde que me volví independiente y me mudé a ciudad de México. Yo anhelaba poder vivir sola y hacer tantas cosas que si bien en mi casa ya me permitían, no era lo mismo. Y no, no era lo mismo por que efectivamente ser independiente se dice fácil pero no lo es.

Uno siempre piensa en lo bonito, se crea ideas. Obviamente no todo es tristeza, vivir solo además de muchas responsabilidades trae grandes beneficios. Siendo honesta yo no cambiaría por nada la vida que tengo hoy, ni mucho menos desearía haber acelerado este momento.

A veces como que no me cae el veinte de que real esta es mi nueva vida, y que me toca pensar siempre por mi de aquí en adelante. Salirse de casa de nuestros padres le da un cambio radical a nuestras vidas, y más de uno me entenderá muy bien.

Pero reflexionemos un poco sobre el objetivo de este post; ¿por qué la prisa por crecer?. En lo personal me hubiera encantado tomarme las cosas con más calma, inclusive todavía me estreso por mi futuro, y digo ¿quién no?. El problema aquí es cuando te clavas demasiado y empiezas a frustrarte por que no estas en la edad o época que deseas.

Me recuerda mucho a la película de “13 going on 30”, seguro muchos la han visto y ese tema es el pan de cada día para muchos de nosotros. Y es justo de lo que les habló; empezar a disfrutar más nuestra realidad y nuestro presente y sí, hay que enfocarnos en forjar nuestro futuro. Pero hay que enfocarnos más en lo de hoy, por que eso se va y cuando menos lo pensemos ya será un ayer.

Resultado de imagen para quisiera tener 30

Les mando mucho amor y nos leemos pronto. Y recuerden que pueden seguirme en todas mis redes sociales como crisfiguero.

firma

 

 

 

 

.

es mejor andar y no correr

¿Han oído hablar de la crisis de los 20´s?, estoy segura que más de uno se sentirá identificado. No sé qué sucede, pero es parte de la naturaleza del ser humano, querer tener la vida armada y que todo fluya bien SIEMPRE. Y vaya que me siento muy identificada con lo anterior.

Es súper común desesperarse cuando las cosas no salen bien y querer tirar todo por la ventana; ¿te ha pasado?.

A mi corta edad, he tenido más crisis existenciales de las que se imaginan, y la verdad me cuesta un poco acostumbrarme a la idea de que no todo será perfecto siempre y que si mis planes no salen como esperaba, aunque le estuve echando ganas: ¡¡NO PASA NADA!!. Digo, la vida es así … subir y bajar. Momentos de éxito y otros no tanto.

Justo cuando empiezo a tomar todo con más calma es cuando tengo más paz interior y por ende me siento mucho más feliz y tranquila. Y no hablo de decir “me vale todo”, es solo que uno sabe bien cuando es mejor darse un break de la vida o de ciertas situaciones.

Tengo la suerte de estar rodeada de personas que siempre me apoyan en todo lo que hago y me ayudan a entrar en razón cuando siento que todo va sin rumbo. Me hace darme cuenta de lo afortunada que soy y que no todo es gris aunque los días estén nublados.

No hay mejor terapia que un buen café o té, acompañada de un momento de silencio para reflexionar sobre la vida o escuchar tu playlist favorito y cantar hasta sentirte mejor. Y la verdad, después de todo siempre es padre analizar todo lo que hemos hecho durante este largo camino y darnos cuenta de que constantemente hemos tenido malos o no tan buenos momentos, pero sin embargo después vino algo mejor.

Así que la próxima vez que empecemos a creer que todo va mal, porque no tenemos lo que queremos o no estamos en la situación anhelada; debemos recordar que nada es permanente y que si tomamos todo con más calma y más amor no hay por qué entrar en pánico.

Les mando mucho amor y nos leemos pronto.

firma

Podría ser más sencillo

Las personas tenemos la increible habilidad de complicarnos las cosas en todos los aspectos de la vida. El amor es un ejemplo muy claro de ello. Solo piensenlo, ¿cuántas veces nos ha gustado alguién pero no nos atrevemos a expresar lo que sentimos?.

¿Por que las cosas deben ser así? ¿por qué tenemos que actuar como  la mayoria de las personas, y esperar tiempos “adecuados” para dar el paso?. ¿No seria mejor hacer y decir lo que sentimos y ver que pasa? ¿En qué momento el actuar con total honestidad se empezó a ver como algo mal?.

Como a muchos, o a la gran mayoria; odio perder mi tiempo. Y lo digo en todos los sentidos. El amor es demasiado complejo, y si, entiendo que en la vida no todo es facil y también hay que darle tiempo al tiempo. Pero, ¿por qué limitarse y callar?. Yo me quiero enamorar ya sea de un extraño o de alguién que lleva años en mi vida, que más da. ¿Por que nos ponemos reglas de a quién si amar, y a quien no? ¿Por qué en este tiempo si, y en este no? ¿Por qué de esta forma si, y de la otra no?. Limitamos nuestra felicidad y luego nos quejamos de por que estamos así.

¿No tengo derecho a inventar mi propia forma de amar?. De que sirve seguir todos los protocolos del amor si al final ni siquiera me hacen feliz.

No quiero limitarme en la vida, y mucho menos en el amor. Quiero invitarle un café a ese chico que vi de lejos en el aeropuerto o en la calle; que más da si surge algo o solo sumo un amigo más. Quiero poder confesarle mis sentimientos a la persona que he estado viendo, o poder decirle libremente que siento que no va. ¿Por qué limitarme, por qué callar?.

Tengo ganas de un amor que me deje quererlo y entregarle todo lo que tengo para dar, y recibir lo mismo de él. No quiero conformarme con personas que me dan su tiempo cuando quieren, y otros dias no. Ya me canse de dar un 100 y recibir menos de la mitad.

Y puedo hacerlo, claro que puedo. Es lo que hago. El problema es como saber si la persona que esta frente a mi quiere hacerlo también. ¿cómo saber si sigue los protocolos y se limita, o si le vale un cacahuate y solo quiere ser feliz?. Ese es el problema, y la razón por la que el amor es tan complejo.

Y hoy más que nunca se que necesito más personas en mi vida que si quieran intentar.

firma

 

 

 

Promesas

Estamos a días de que culmine 2016 y muchos comenzamos a hacer planes y propósitos para el próximo año. También es época de reflexión y de agradecer a la vida todo lo bueno y lo malo que vivimos durante meses pasados.

Siempre les he dicho que me gusta ver las cosas negativas que he experimentado, como aprendizajes que me convierten poco a poco en una mejor persona.

Obviamente como todos, yo también tengo deseos para 2017 y muchos planes que anhelo se vuelvan realidad, pero que también se requerirán de un esfuerzo extra.

Precisamente hoy se cumplen 5 meses que inicie una nueva vida y me dí la oportunidad y el placer de hacer todo lo que siempre soñé, o por lo menos en esas ando. Es complicado tomar ese tipo de decisiones y arriesgarte por lo que más anhelas, pero da una paz interna y satisfacción tan grande que aún no encuentro palabras para explicarlo.

Hoy les quiero hablar un poco sobre esas promesas que nos hacemos cada fin de año a nosotros mismos, o a nuestros más cercanos. Esas promesas que al principio nos llenan de motivación, pero que con el paso de los días o de los meses parecen nunca haber existido. Yo como muchas personas, soy muy fan de dejar las cosas a medias; algo de lo que por supuesto no me enorgullezco y deseo cambiar. Sin embargo ese mal habito me ha hecho reflexionar y me he dado cuenta de todo lo que he perdido por no ser constante. ¿Donde debería estar, o que debería estar haciendo por no perseverar?.

Obviamente no analizamos detenidamente este tipo de cosas al momento de dejar a un lado todas esas promesas que meses atrás nos propusimos. Y a lo que voy con todo esto es que tenemos que empezar a ser más fieles y comprometidos con nosotros mismos. Una vez un amigo me platicaba de como las personas no tenemos palabra; y si, es una realidad muy triste. Obviamente no busco la perfección, por que creo que esa no existe. Sin embargo busco concluir todas las metas y anhelos que me voy planteando. Creo que ahí esta la verdadera felicidad. Ya sea aprender a tocar un instrumento, ser más selectiva y mejorar mis relaciones amorosas, dejar  ese trabajo que no me hace feliz y por fin poner mi propio negocio, o infinidad de deseos que tenemos cada uno de nosotros.

Yo hablo de tener palabra y respondernos a nosotros mismos de verdad. Es muy fácil dejar las cosas para después, se los digo yo que casi casi tengo doctorado en eso. Pero nada da más orgullo y felicidad que saber que diste ese esfuerzo extra, y ver como todo lo que te planteaste a fin del año anterior ahora es una realidad.

No pretendo hacer de esto una platica de motivación, ya que cada quien sabe lo que desea, y que tanto quiere y puede arriesgar para demostrarse a si mismo que tan capaz puede llegar a ser cuando uno se lo propone. Es solo que a veces se nos olvida lo anterior, y nos dejamos llevar por el miedo a perder algo que todavía no tenemos.

Les mando mucho amor, y nos leemos pronto.

firma

Un amor a medias.

Estar enamorado o en proceso de apenas comenzar a salir con alguien es de las mejores cosas que existen en la vida. Pero a veces, no estamos del todo convencidos de iniciar esa relación o de continuar con esa relación, y sin embargo ahí nos quedamos. A eso yo le llamo tener un amor a medias.

Es más común de lo que creemos, encontrar a personas que están con alguien que ya no quieren o que tal vez nunca llegaron a querer del todo, solo por diferentes motivos como la rutina, el miedo a estar solo, dinero, intereses familiares, etc.

Me parece absurdo el solo pensar que alguien puede estar en una relación que ya no lo hace feliz. Y analizando detenidamente caí en la conclusión de que a la mayoría nos ha pasado y a veces no nos damos cuenta.

El amor es algo tan bello, ¿por qué forzarlo?. Siempre he pensado que en la vida siempre hay que dar lo que esperamos recibir. Y el amor una vez más, no es la excepción.

Solo piénsenlo así, estas locamente enamorado o encantado con una persona. Obviamente en todo lo que puedes pensar es en estar con ella indefinidamente. Esperas de él o ella fidelidad y que te quiera tanto como tú a esa persona, y algunas otras cosas más. Pero generalmente todo se resume en dos cosas: que te quiera y este contigo. Obviamente tú harás todo para que ella este bien y feliz, no solo porque esperas recibir lo mismo; si no porque te nace ser así con esa persona ya que estás enamorado.

Básicamente el amor funciona así para mí. Si estás enamorado harás todo para que esa persona sea feliz y este bien; porque te nace, nada es forzado, todo lo haces por mero placer. Y obviamente las cosas se tornarán bien por que estarán inmersos en ese amor que se tienen el uno por el otro. Y claro, habrá problemas pero eso es parte de un todo y no tiene por qué estar mal.

¿Parece tan sencillo hacer las cosas bien no? ¿Entonces por qué nos complicamos tanto? ¿Y por qué a veces aceptamos un amor a medias, ya sea dándolo nosotros o recibiéndolo?.

Si estas iniciando algo con esa persona y no te sientes seguro del todo o completo. O solo sientes que te gusta pero no te mueres de amor cuando lo vez, entonces querido amigo tal vez tu lugar no es ahí. Yo recuerdo la primera vez que me enamore, recuerdo perfecto todo lo que sentía por esa persona al verla, y al saber que nos veríamos. Obviamente al principio no estaba enamorada y no tenía ni idea de que me enamoraría de él. Pero aprendí que aunque me vaya a quedar con la siguiente persona o no, no pienso estar ahí por menos que eso. Les explico mejor para que no se mal interprete, no se trata de comparar a una persona con otra, se trata de las inmensas ganas que debes sentir al estar con esa persona, se trata de pensar en ella 24/7 y no poder pensar en alguien más. Eso es lo que creo que debemos perseguir todos. Si no te pasa eso con la persona que sales ¿entonces por qué estás ahí?. El amor no es un juego o algo que te ayude a dejar de lado la soledad, creo que muchos lo hemos tomado así y es uno de los errores más grandes que podemos cometer en la vida.

No hay que conformarnos con dar amor a medias a la otra persona, no hay que medio querer. Es muy normal frases como “pues me gusta, no tanto, pero me la paso bien a su lado”. No se trata de estar con alguien porque te la pasas bien a su lado. Eso lo he aprendido con el paso del tiempo.

No debemos conformarnos con amores que nos dan todo su cariño a veces sí, y otras no. En el amor hay que darlo todo por más intenso que parezca, por que el amor es así, intenso. Y si no, entonces no es amor. El amor para nada es aburrido, al contrario, está lleno de infinitas emociones que nos provocan sentirnos poco cuerdos.

Lo mismo que pides es lo mismo que debes recibir, si es amor. Por qué volviendo a lo que les explique antes, cuando estamos clavados con alguien queremos darlo todo. Y si una parte no está sintiendo eso, para mí, está amando a medias y no debería estar ahí.

Obviamente a muchos nos gusta tener a alguien a nuestro lado, y encontramos en el camino a muchas personas que nos encantan de primera impresión, pero a veces mientras los vamos conociendo sentimos un vacío y aun así nos aferramos a querer seguir. De eso no se trata el amor. Y no quiere decir que solo vamos a sentir eso con personas que son “perfectas” según los ideales que nos han enseñado. No se trata de quedarte o continuar con una persona que te guste todo de ella y no le veas ningún defecto. Porque eso no existe, todos tenemos cosas buenas y malas, el detalle es que si tú solo le ves lo malo a esa persona entonces no debes estar ahí. Cuando uno quiere de verdad o se empieza a clavar, solamente ve perfección aunque ya sabemos que no es perfecto.

Dicen por ahí que los primeros meses son los más bonitos y donde todo es color de rosa. ¿Entonces por qué aceptas menos que eso? ¿Por qué haces como que te vuelves loco por esa persona cuando sabes que no es así?. No esperes estar locamente enamorado de esa persona, si al principio no sentías que te morías de amor al verla. Y aclaro, que no porque sientas todo eso al principio será un amor verdadero y eterno. Yo solo creo que hay que disfrutar el amor al máximo así vaya a durar un mes o para toda la vida. Siempre hay que darlo todo como si fuera nuestro último amor, porque no sabemos que nos tiene preparado la vida.

No hay que tomar el amor como un juego o algo para practicar. Si no quieres, o no puedes dar un amor completo mejor no estés con esa persona.

 Les mando mucho amor y nos leemos pronto.

firma