El mentado “amors”

Estaba pensando en lo bonito y romántico que es tener a una persona a tu lado. Hace unos días asistí a la boda de una amiga muy querida, y si de por sí ya soy una persona super cursi, las bodas me ponen más!.

Qué bonito es observar parejas y darte cuenta del inmenso amor que se pueden llegar a tener dos personas. Obviamente luego luego nos damos cuenta que cosas no nos encantan de nuestra pareja. Llegamos a conocer la mayoría de sus defectos e inclusive nos enamoramos de ellos. Porque para mí eso es algo fundamental en el amor, aceptar y querer los defectos de los demás, recuerden que tenemos que vernos siempre al espejo y darnos cuenta que no podemos exigir lo que no podemos dar. No podemos pedir a una persona libre de errores, que sea tal y como queremos, ya que nosotros; como simples mortales y humanos comunes, también tenemos nuestros defectos y por su puesto siempre habrá alguien que nos sugiera cambiar ciertas cosas.

Pero hay una diferencia muy grande entre cambiar a una persona por que de plano con sus acciones nos daña, a querer cambiarla solo porque te aferras a querer que sea algo que no es. ¿Qué cosas podemos o no sugerir cambiar de nuestra pareja? ¿Hasta dónde es válido tolerar ciertas acciones? Y lo más importante ¿Vale la pena todo lo bueno o malo por esa persona?. Son preguntas que nos agobian durante toda nuestra existencia. Por algo dicen que durante nuestra vida podemos estar muy bien hasta que nos enamoramos. El amor es muy bonito, pero no hay que dejarnos llevar por el mundo color rosa, las cosas como son. El amor duele, y duele mucho.

Podemos toparnos con personas que nos prometen el cielo, la luna y las estrellas. Personas que juran adorarnos y querernos hasta la eternidad. Pueden ser todo lo que siempre quisimos y hasta más. Pueden ser personas que son un amor con nosotros, o completamente fríos por momentos. Pero que nunca falte la bonita costumbre de tener esperanza y fe en los demás.

El amor nos hace ser tontos, es real. El amor nos hace hacer cosas que juramos no haríamos jamás. Ser muy cursi y romántico, detallista y soñador cuando tu personalidad es todo lo contrario. El amor te hace dar oportunidades una y otra, y otra vez.  Nos hace querer tener nuestro espacio y poder estar solos, pero al mismo tiempo no querer despegarte ni un solo segundo de la persona por la que perdemos la cabeza. El amor nos hace dudar, nos hace celar, nos pone a pensar una y mil cosas sin motivo alguno, o con motivo aparente.

El amor nos hace ser mejores personas, pero en ocasiones también saca lo peor de nosotros. No analizamos, esa es la verdad. A veces estamos tan ciegos de amor que creemos tener la razón de nuestro lado. Estamos tan ciegos de amor que no nos damos cuenta que dañamos o que nos dañan, o más bien sabemos que nos dañan pero nos decimos a nosotros mismos mil mentiras con tal de no aceptar la realidad. Porque eso sí, somos los mejores para justificar a la persona que queremos.

Tarde o temprano nos llega el amor, y por más centrado que seas, y por más “seguro” que te sientas y que grites a los cuatro vientos que a ti el amor no te hará perder la cabeza, o que no permitirás que nadie te dañe ni con el pétalo de una rosa. Querido amigo no sabrás lo que es amar hasta que sientas que duele y ya no puedes más. Bien dicen: “si no duele no sirve” “Si es fácil ¿para que lo quiero?”. Y es muy real, el amor no es sencillo. Por eso mucha gente no tiene relaciones estables, por eso hoy en día más de 3 tenemos miedo a arriesgar y entregarlo todo de nuevo. Porque sabemos que el amor no es cualquier cosa, sabemos que hay que echarle ganitas y va a costar, va a doler y le vamos a batallar. Porque es muy cómodo estar con alguien solo por momentos y a la primera que vemos que no nos gusta algo dejarlo así. Es muy fácil estar con alguien que no te va a exigir nada porque claro esa persona tampoco está dispuesta a entregar, y mucho menos a arriesgar. ¿Será eso amor?, ni si quiera tengo que decirte que es un rotundo NO, porque eso bien lo sabemos.

No hay que engañarnos, no será fácil. ¿O acaso crees que esas pocas y contadas parejas que llevan años juntas no han batallado y son extremadamente felices?, por su puesto que son felices, no por nada siguen ahí. Cada quien es feliz a su manera, pero esa es otra historia. El punto aquí es que, el amor es fuerte y como lo dicen las canciones: “El amor todo lo puede”. Aquí no hay de “Te dejo por un berrinchito o una pelea insignificante”. Todos somos distintos y obviamente vamos a lidiar con la persona que tenemos a nuestro lado, porque tenemos nuestras diferencias. Y si son igualitos, que porque son iguales, etc. El caso es que broncas siempre habrá. Lo padre es saber superar todos los problemas. Ese es el verdadero amor para mí.

Esa es la magia del amor, por que como les dije al principio, el amor es muy bonito, y yo creo que todo lo malo que también conlleva; al final vale la pena solo por poder tener a tu lado a esa persona que tanto te fascina, y que por su puesto es amor correspondido. ¿Si no que caso tiene tanto sacrificio y tanto batallar?.

Creo que hay que ser insistentes en el amor cuando el sentimiento es mutuo y ambas partes quieren lo mejor. Porque de que te pueden querer, te pueden querer. ¿Pero quieren lo mejor para esta relación?, o mejor aún ¿Quieren esta relación?.

El camino es muy largo pero los beneficios son inmensos!, y como siempre digo: “Todo en la vida es cuestión de arriesgar”. Si queremos ser mejores en todos los aspectos de nuestra vida, hay que dejar a un lado los miedos y arriesgar, ir por más. El amor no es la excepción, puede que te toque una relación sencilla o una demasiado complicada. Que funcione, depende de ambos. Arriesgarte y decidirte por esa persona, o por esa relación solo depende de ti.

firma

Internet vs nuestra “vida amorosa”

Hoy por la mañana estuve leyendo un articulo sobre el amor en la actualidad. La verdad me dejo pensando muchas cosas y otras más.

Es super común que dejemos que las redes sociales y el internet se apoderen por completo de nuestras vidas y por ende, de nuestras relaciones sentimentales.

No me van a dejar mentir que le tomamos mucha importancia a los likes que recibe “nuestra pareja” o la persona que nos gusta y peor aun, a los likes que nos dan o no nos dan. Medimos el amor en mensajes por whats App, o en la cantidad de frases o fotos de amor que nos publiquen en el muro. Buscamos una pareja que este para nosotros cuando la necesitamos, queremos que responda nuestro llamado a cualquier hora del día, y si no contestan empezamos a pensar una y mil cosas. Estamos acostumbrados a estar pegados constantemente a nuestros smartphones, y la verdad lo unico que hacen es complicarnos en menor o mayor grado la existencia. Tal vez suene dramatico, pero es muy real.

¿Cuántos de ustedes han tenido problemas con su pareja o ex pareja por leer un mensaje y contestar horas despues?. Le estamos tomando mucha importancia a las redes sociales, y esa es una verdad inminente. Nos preocupamos por colgar en internet fotos con nuestros amados y twittear frases llegadoras solo por que las pensamos. Queremos exponer todo, o casi todo, pero luego nos quejamos de los problemas que nos causa publicar tanto nuestra vida personal.

Creemos que si no nos envia un mensaje de buenos días, algo lindo por la tarde o un buenas noches, automaticamente no nos quieren tanto. Asi es esto, simplemente no le intereso del todo por que no me texteo durante el día. Y usamos frases como ” El interes se siente, y la falta de este más”, “si pensará en mi me buscaria” etc etc etc.

Le damos vueltas a nuestra cabeza pensando en por que no es como “deberia ser” o por que un día es de lo más lindo y al siguiente no contesto al instante. ¿Enserio hacemos tanto drama por un simple mensaje?. ¿Desde cuando el estar ocupado viviendo una vida y no revisar el celular cada 3 minutos es signo de falta de interes hacia la otra persona?. Son cosas que como muchos yo tambien hago, y sin embargo odio hacer. Pequeños errores o más bien pesimas costumbres que solo me hacen perder la cabeza y preocuparme por problemas que nunca existieron.

No hay que confundirnos, el no querer vivir nuestro amor por medio de una app no quiere decir que no estamos interesados en esa persona. Necesitamos más contacto frente a frente y menos snaps o frases con dedicatoria por twitter. Menos charlas hasta la madrugada por telefono y más conversaciones sobre nada y sobre todo, pero teniendo contacto real. Ese en el que podemos mirar de frente a la persona que nos conquista día a día y tener la certeza de que cada cosa que nos dice es muy real, sin filtros.

firma

YOUNG MOMS

Ser madre no es nada sencillo, solo si nos ponemos a pensar detenidamente en todas las obligaciones que tiene una mujer cuando se convierte en responsable de un hermoso bebe, la verdad da miedo y es agotador. Cambio de pañales cada cierto tiempo, preparar mamilas, papillas, coordinar horas de siesta, preparar pañalera para el día siguiente, jugar un tiempo con tu bebe, comenzar con actividades de educación temprana, y como si estas y otras ocupaciones no bastaran, deben hacerse cargo de la casa (o una parte). ¿No es suficiente?, agrégale que muchas tienen una pareja que también necesita comprensión y convivir un rato. Porque si, a veces el ser madre hace que dejemos aún lado a la pareja y eso es un error brutal!.

¿Quién dijo que todas las mujeres no tenemos una #superWoman dentro?, se los juro que el solo pensar en ser mamá ya me agoto. Como muchos ya saben aún no soy madre, pero no obstante he tenido la oportunidad de ser parte de la vida y del día a día de muchas #Youngmoms.

Ser madre antes de los 30´s esta cañon!, y es real … muy real. Yo tengo 24 y la neta no me la acabo, de verdad es muy complicado hacerte cargo de otra vida siendo tan chava. Y si, 29 para mi aún es chava jajaja.

Y es que ser Young Mom entre los 18 y 30 (en mi opinión) es cosa seria!. Analicémoslo de esta forma, entre esas edades neta no sabemos al 100% lo que queremos o por lo menos no la mayoría. Agrégale que a esa edad sufrimos decepciones amorosas y vivimos situaciones que nos hacen subir a la montaña rusa de los sentimientos. ¿Por qué? Por qué #EquisSomosMujeres.

Lidiamos con cosas como: “No me encanta mi cabello hoy”, “No se que ponerme”, “¿Estoy en la carrera correcta?”, “¿Soy feliz en este trabajo?”, “¿Me propondrá matrimonio pronto?”, “¿Le gustare enserio o solo quiere algo informal?” “¿Azul con negro o blanco con dorado?” jajajajaja. Ya enserio, ser mujer u hombre no es NADA fácil a esta edad, pero pues como yo soy mujer y hoy es día de las madres, me enfocare solo en el bello arte de ser mujer y ser mamá joven.

Como les iba diciendo, ser Young mom esta cañon!, a esa edad “deberíamos” estar preocupándonos por nada, o por todo pero sin exagerar. Y yo no hablo de estar echando fiesta a esa edad, ¿por qué las fiestas que? Las fiestas son lo de menos, vienen y van, si no me creen pregúntenle a Madonna que a sus “50 y quiubole” aún se divierte de lo lindo, aunque Madonna es Madonna, pero equis somos chavo rucos. Recuerden que los 30’s son los nuevos 20’s y así.

La verdad el simple hecho de ser madre (tengas la edad que tengas) es wow, digno de admirarse. Pero en especial creo que debemos aplaudirles a las mamás jóvenes que de verdad hacen maravillas por hacer rendir su tiempo para poder hacer todo lo que tienen destinado, o casi todo. Que si el trabajo, que si la escuela, finales, entregar el proyecto para el jefe, dedicarle tiempo a la familia, el novio, el esposo, las amigas ¿Por qué no?, las tareas de los otros hijos (si es que tiene), y todavía buscar tiempo para nosotras mismas.

Últimamente he hablado mucho con una amiga sobre ser madre, y la veo y veo a todas mis amigas que son madres jóvenes y digo: ¿cómo le hacen?. En todo lo que puedo pensar es que son una especie de  Sarah Jessica Paker en la peli  “I don’t know how she does it”.

No me lo tomen a mal hombres, pero qué bello es ser mujer. Se los juro que no lo cambiaría por nada. En este largo camino de la vida una como mujer se topa con muchas situaciones y le pasan tantas y tantas cosas por la cabeza. Tomamos decisiones que definen constantemente el rumbo de nuestras vidas. Y me encanta saber que algún día (si el universo me lo permite) podré también ser parte de ese maravilloso mundo llamado “ser mamá”, que si bien es agotador y muy desgastante, creo que vale  la pena cada segundo invertido y cada noche sin dormir.

¿Qué sería del mundo sin mamás que se desviven por darnos todo?, que muchas veces a pesar de su “corta” edad toman responsabilidades tan inmensas por decisión propia o no tan planeado, pero que a fin de cuentas manejan situaciones como unas verdaderas campeonas. A ellas, mi más sincero agradecimiento y admiración eterna, feliz día mamás!.

 

firma